jueves, 10 de septiembre de 2009

ENTREVISTA: SNEHA MISTRI



ENTREVISTA: SNEHA MISTRI Bailarina, coreógrafa y cantante
"Bollywood es también 'funky', salsa y flamenco"

En realidad Mistri, como se hace llamar Sneha artísticamente, llegó a Madrid por amor. Digamos que vino de paso para un día y ya no volvió a irse del todo. Con ella se trajo los bailes y danzas de Bollywood y se ha convertido en una de sus principales emisarias en Madrid y en España. "Siempre he sido muy apasionada", se justifica.
"Sólo tengo dinero para alquilar cinco días el teatro y pagar a los bailarines"
"Nosotros bailamos para divertirnos, para disfrutar, no sólo por actuar"
Lo de su arrebato de amor ocurrió hace cuatro años, el tiempo que ha necesitado para plantarse en la Gran Vía con su propio musical: Sueños de Bollywood, que se estrena hoy en el teatro Compact Gran Vía y que permanecerá en escena sólo hasta el domingo: "No tengo dinero para alquilar más días el teatro, pagar a los 12 bailarines que llevo y todo...".
Porque para entender a esta mujer de ascendencia hindú, pero nacida en Birmingham (Inglaterra) en un año que se empeña en ocultar a pesar de su juventud, hay que saber que necesita los escenarios como respirar y que está dispuesta a coser con sus propias manos las telas que decoran el teatro y los vestuarios, aparte de por supuesto montar todas las coreografías. "Yo no tengo ningún afán por ser reconocida como una gran artista, yo quiero poder trabajar y tener un escenario en el que mostrar mis creaciones", cuenta. Sin embargo, también en este tiempo ha participado en el Festival de Bollywood y Cultura India organizado en el barrio de Lavapiés y en varias películas españolas: Masala, de Salvador Calvo (Flamenco Films para Telecinco), y la comedia Nacidas para sufrir, de Miguel Albadalejo.
Este espectáculo que ha preparado ahora es autobiográfico: "Es una historia de amor muy bollywoodiense, pero Bollywood no es sólo bailes hindús clásicos, sino que implica mezcla de estilos y por eso es también funky, flamenco, salsa o hip-hop... y, sobre todo, diversión, nosotros bailamos para pasarlo bien, para disfrutar", asegura.
Ésa es su manera de entender el baile y eso es lo que traslada a su espectáculo, hasta el punto de que los bailarines no son indios sino que proceden de España, Italia o Latinoamérica: "Si yo creo en Madrid para Madrid, quiero bailar con la gente que está aquí", dice. "Todo lo que he hecho en mi vida parte de una idea que asimilé hace ya mucho tiempo: 'Si quieres hacer algo, tienes que hacerlo, no puedes esperar a que llegue", y recuerda que hubo un tiempo en que nadie creía en ella porque "no entendían lo que yo quería hacer", explica, sintiéndose una triunfadora.
Conoce las tablas desde los nueve años que empezó a bailar con una profesora en su ciudad natal. "Ella no entendía el baile sin espectáculo, sin actuación, así que cada cosa que preparábamos siempre llevaba asociada su representación". Aquellas clases y las que posteriormente recibió en la Middle Sex University de Londres, donde desarrolló su carrera, la han convertido en una experta profesora que da clases magistrales.
Su aparición la pasada temporada en el programa Fama a bailar (Cuatro) la catapultó en ese sentido y actualmente imparte cursos intensivos de cuatro o cinco horas por toda la geografía española durante los fines de semana. "Prefiero hacerlo así para poder dedicarme a mis proyectos", argumenta muy resuelta, asumiendo que las clases se han convertido en una manera de costear sus gastos, desde el alquiler del piso que comparte en Puerta de Toledo hasta los que se derivan de sus propias producciones.
Hija de un profesor de Matemáticas amante de la música y del baile y de un ama de casa de Gujarat, el Estado más al oeste de India, Mistri ha vivido siempre vinculada a los bailes indios, a pesar de haber nacido lejos de su país. En Londres, es una artista conocida y reconocida sobre todo entre la comunidad hindú: "Pero allí ya hay mucha gente que hace bailes de Bollywood, aquí soy la única, o casi la única, porque muchos de los que empezaron siendo mis alumnos ya están dando clases", cuenta. A su modo de ver, eso contribuye a una profesionalización de estas danzas orientales casi eclipsadas por su exotismo. "Yo quiero que se vea que se hacen bailes de calidad", insiste Mistri, "inspirados en danzas clásicas pero que aspiran a mantener y a hacer crecer el espíritu de los bailes de Bollywood, que son pura fusión".

No hay comentarios: